miércoles, 5 de febrero de 2014

Somos egoístas.

Todos y cada uno de nosotros.
Reconozcámoslo.
Y no sabemos usar eso, no sabemos transformarlo en una virtud.
El egoísmo puede ser bueno, puede hacer algo que no hemos  hecho jamás: preocuparnos por nosotros mismos.
Para lograr lo que queremos.
Pero para todo hay que luchar.

1 comentario:

  1. Tendemos a no convertir los defectos en virtudes y así nos va...

    ResponderEliminar

Tus comentarios, opiniones y el tiempo que me dediques siempre son bien recibidos.